Puede ser que consideres que el mantenimiento y revisión del balanceo en tu auto no es tan importante. Pero la realidad su chequeo periódico puede ahorrarte bastante dinero. No sólo es la comodidad de evitar vibraciones, el balanceo permite tener unas mejores condiciones y mayor duración de tus llantas y tu auto en general.  

Unas llantas desbalanceadas ocasionan vibraciones constantes y causan desgastes anticipados del piso de las llantas y en la suspensión del auto. Es importante que la llanta y la rueda estén balanceados para garantizar que cada llanta esté soportando la misma cantidad de peso.

Te recomendamos que lo mejor es darle a tu auto, revisiones periódicas para comprobar que todo esté en optimas condiciones. Adicional a esto, recomendamos:

  • Revisar el balanceo de llantas al menos cada seis mil kilómetros.
  • Balancear cualquier llanta que haya sido reparada.
  • Balancear cualquier llanta nueva.
  • Hacer un balance después de todas las reparaciones a la suspensión, frenos, discos o cualquier otra que implique desmontaje de la llanta en cuestión.